Veciñ@s de Coles en apoio á Plataforma contra a A-76 pola Ribeira Sacra

Moitos veciños e veciñas do concello de Coles estamos tratando de evitar quedar soterrados por autoestradas, futuras causantes da incomuniación entre as nosas poboacións; pois nuns anos este territorio pasará de non sufrir ningunha, a ser dúas as vías de alta capacidade que destrozarán o noso concello: a A-76 Ponferrada-Ourense, aprobada en marzo do ano 2014 e a A-56 Lugo-Ourense, pendente de execución.

O Concello de Coles ten unha superficie duns 38 km2, 3300 habitantes distribuídos en 85 núcleos de poboación, dentro de 11 parroquias das que a máis afectada polo trazado da A-76 é a de maior densidade en núcleos. Moita da xente que permanecemos eiquí en busca dunha vida rural tranquila, gozando da riqueza medioambiental da nosa zona, teremos que lidiar nun futuro con estas dúas vías que distarán unha da outra nun máximo de 3 Kms polo que partirán o noso pequeno Concello en varios pedazos. Ademáis, a mencionada Autoestrada A-76 chegará despois de ter estragado un paraxe natural e fermoso como é a Ribeira Sacra, que sen dúbida debería ser protexida e declarada Patrimonio da Humanidade como ben o merece.

Ó seu paso polo concello, a Autoestrada A-76 lindará a escasos metros de poboacións como Trasdorrío, Bamio de fondo, Cima de Vila, Ferreiros, Izás, Pol, Paradela, Sequeiros e Seoane; sendo as dúas últimas as máis directamente afectadas pois desaparecerán na súa maior parte ó ocupar o mesmo espazo que o do enlace das dúas autoestradas. Deste modo a vida cotiá da veciñanza quedará absolutamente prexudicada non só polo impacto directo que provocará a construción da infraestrutura ó lado das nosas casas senón tamén polas consecuencias a longo prazo no tocante ó illamento entre as aldeas, a afectación das augas dos pozos, a desaparición de parcelas e con elas opcións de ampliación das poboacións e a redución de solo agrícola, o efecto visual dos barrancos e viaductos, a perda de atractivo turístico da zona, así como a contaminación acústica.

Fermosos soutos, carballeiras e bosques de ribeira que conforman o noso entorno quedarán arrasados (fotos 1,2,3). O noso patrimonio arquitectónico verase na sombra dunha vía de alta capacidade, algúns exemplos son a igrexa de San Eusebio da Peroxa (foto 4), igrexa de San Xoán de Coles (foto 5) e o Pazo da Silva (foto 6).

O que podería ser un lugar onde vivir coa comodidade dunha cidade moi próxima pero cos encantos e vantaxes da vida rural, converterase nun territorio destinado ó progresivo despoboamento pola falta de atractivo rural, agrario e paisaxístico.

O noso abraio e decepción acentuáronse cando, despois de coñecer as noticias do trazado que destrozará o noso entorno, descubrimos que non só é innecesario senón que non ten xustificación pois coa execución da A-56 Lugo-Ourense e a da A-72 Monforte de Lemos-Chantada, cuxo estudo informativo tamén está aprobado; xa quedan perfectamente conexionadas todas as poboacións da zona oriental de Ourense que reclaman a construción da autoestrada.

¿Que necesidade existe de destrozar a Ribeira Sacra e inundar o concello de Coles con quilómetros de asfalto para comunicar Monforte e Ourense por dúas autoestradas? O aforro de tempo entre Monforte e Ourense pola A-76 será de escasos minutos respecto ó trazado entre Monforte-Chantada-Ourense polas A-72 e A-56. Debemos preguntarnos sobre a necesidade de establecer novas comunicacións nun tramo que xa quedará comunicado, cales son os custos e cales os beneficios, a grave destrución que esta infraestrutura vai producir na nosa fauna e flora autóctona, de valor e beleza incalculable, a expensas de gañar uns moi escasos minutos de reloxo.

foto1coles

Foto 1

foto2coles

Foto 2

foto3coles

Foto 3

foto4coles

Foto 4

foto5coles

Foto 5

foto6coles

Foto 6

Anuncios

Carta de un vecino de Coles: “Autovía A-76 en positivo”

Os dejamos aquí una carta de un vecino de Coles sobre la A-76 aparecida hoy en los diarios La Región de Ourense y Diario de León, en la sección de Cartas al Director:

“Vecinos residentes en los ayuntamientos ourensanos de Coles, A Peroxa y Nogueira de Ramuín y del lucense Pantón, afectados por la futura autovía A-76 de Ponferrada a Ourense, NO NOS OPONEMOS A SU CONSTRUCCIÓN, pero sí manifestamos nuestra OPOSICIÓN clara a la construcción del tramo de esta autovía entre Coles (Ourense) y Monforte de Lemos pasando por Os Peares y, por tanto, ocupando territorio de estos cuatro ayuntamientos y de la propia Ribeira Sacra. Nos basamos para ello fundamentalmente en lo siguiente:

1. Para comunicar Ourense con Ponferrada debe aprovecharse el trazado de la autovía A-56 de Ourense a Chantada, pendiente de ejecución y la conexión de Chantada a Monforte por la ya proyectada autovía A-72 que unirá ambas poblaciones. Esta solución nos evita a todos los contribuyentes despilfarrar los más de 350 millones de euros que costará la A-76 de Monforte a Ourense (más de 11 millones de euros por kilómetro en este tramo); la lógica solución que proponemos representa un gasto público de CERO euros, estando previsto que las dos autovías por Chantada entren en funcionamiento antes de 2018.

2. Para satisfacer las legítimas demandas de comunicación rápida de Valdeorras y El Bierzo con el resto de Galicia, y en especial con sus puertos, es igual de válida esta solución a través de Chantada. Comunicar Monforte con Coles (la A-76 acaba en la A-56 en el ayuntamiento de Coles, no en el ayuntamiento de Ourense) atravesando la Ribeira Sacra y estos 4 ayuntamientos sólo ahorrará NUEVE minutos de tiempo de viaje respecto al recorrido por Chantada. Siendo cierto que la distancia de Ourense a Monforte es menor por Os Peares que por Chantada, la prevista limitación de la velocidad máxima a 80 kilómetros por hora para la casi totalidad del tramo de la A-76 por la Ribeira Sacra en lugar de los 120 kilómetros por hora que se permitirá en todo el recorrido por Chantada, hacen que la diferencia en tiempo entre ambos recorridos sea ínfimo.

3. La construcción de la A-76 entre Coles (Ourense) y Monforte de Lemos (Lugo) provocará un altísimo impacto negativo en aspectos medioambientales, poblacionales, económicos, agrícolas, de salud pública, de comunicación entre pequeñas poblaciones e incluso turísticos. Se impedirá para siempre la posibilidad de que la Ribeira Sacra pueda ser declarada Patrimonio de la Humanidad; desaparecerán miles de hectáreas de suelo agrícola fundamentalmente dedicadas hoy a viñedos acogidos a la D.O. Ribeira Sacra y a la denominación específica de origen Val do Miño, así como la implantación de futuras parcelas de cultivo de este recurso tan importante en estos ayuntamientos. A pesar de que los cuatro ayuntamientos se asientan en una zona de elevado valor paisajístico, la construcción de esta infraestructura dificultará su desarrollo turístico.

4. El recorrido de ambas autovías, A-56 y A-76, por el centro geográfico del ayuntamiento de Coles desmembrará su territorio en tres áreas que quedarán incomunicadas entre sí al quedar cortadas numerosas vías de comunicación entre sus poblaciones. Y, si pensamos en las posible compensaciones económicas que se recibirán por las expropiaciones, debemos recordar que sólo las propiedades que queden ocupadas físicamente por las calzadas de la autovía A-76 recibirán indemnización, mientras que las que queden afectadas por su trazado difícilmente serán compensadas.

En resumen, un ahorro de 9 minutos no justifica en absoluto la construcción del tramo Monforte a Coles (Ourense) de la autovía A-76, siendo de justicia realizar este recorrido aprovechando las autovías que pasarán por Chantada (Lugo) y que unirán de igual manera Ponferrada con Ourense con todas las ventajas de una vía rápida y segura.”

Miguel González Sobrino. Coles.