Lembranzas…Convertendo o pasado en presente e futuro…

13 de marzo de 2014. Este día entereime por sorpresa, igual ca maioría dos veciños, cunha autoestrada ía atravesar varios núcleos de poboación da Ribeira Sacra, entre eles, o meu pobo. 

Unha fervenza de pensamentos fixo que a impotencia, enfado e a dor bloqueasen por momentos a miña cabeza. Comezaba a resoar  na miña mente unha e outra vez o poema de Rosalía de Castro “Adiós ríos, adiós fontes” e máis que nunca puiden sentir como propios os sentimentos reflexados nesta poesía.

IMG-20150303-WA0008

Unha  mestura de  rabia e impotencia non me deixaban pensar con claridade o que estaba a acontecer. Non podía ser cunha autoestrada estivese a piques de destruir todo o que nese momento tiña ante mín. Non soamente esnaquizaba o que os meus ollos veían, “a vista dos meus ollos”, senon que tamén asoballaban moitos dos meus recordos, sentimentos e plans de futuro.

Por un intre imaxinei a aldea onde nacera a miña nai, onde viviran os meus antepasados e onde agora vivo eu, destruída e atravesada por un túnel. Enchíanseme os ollos de bágoas ao imaxinar canto disfrutara a miña avoa coa súa horta, e como  paseaba lentamente polos camiños da Ferreirúa e as xuntanzas coas veciñas a latricar sobre o acontecido ao longo do día no “parlamento”. Doíame imaxinar a súa dor, se inda estivese con nós, ao ver o que na súa aldea ía suceder.

Tamén imaxinei que, como anos atrás pasara, os xóvenes que agora vivimos eiquí, nos veríamos forzados a emigrar á cidade porque as nosas casas de aldea convertiríanse en pezas do Scalextric co Ministerio de Fomento tiña planeado construír.

Imaxinei a dor intensa dos nosos maiores. A pena dos que levan toda a vida vivindo eiquí e a dos que tiveron que emigrar e trala  xubilación regresaron as súas casas en busca de paz e tranquilidade. Eles non  merecen esto.

IMG-20150303-WA0007

Tamén imaxinei que as nosas terras, os bancáis que con tanto esforzo e cariño traballara meu avó e agora traballa meu pai, serían pasto das obras da autovía, e onde agora hai cepas prantadas, estaría cheo de escombro, de lixo.

Recordei tamén os veráns nos que nos xuntabamos os fillos dos emigrados ás grandes urbes. Veráns inolvidables que a ben seguro a todos nos marcaron, xa que moitos dos que pasabamos as  vacacións cos nosos avós, agora vivimos eiquí, no rural, e queremos manter vivas as tradicións e modo de vida que eles nos transmitiron.

E tamén pensei nesta aldea, na que temos a esperanza de ver crecer aos nosos fillos, transmitíndolles o valor e riqueza da nosa terra, igual que fixeron e inda fan, os nosos maiores con nós.

Sentinme unha vez máis completamente defraudada coa clase política, xa que os mesmos que cas súas verbas queren convertir á Ribeira Sacra en Patrimonio da Humanidade e predican o retorno ao rural, son os que cos seus actos anulan estas verbas. Sentinme desprotexida, enganada e indefensa, e decaiteime cos que se supón que nos representan, soamente representan os seus intereses.

Xa pasou un ano case dende que nos enteramos da noticia, e botando unha ollada atrás no tempo, síntome orgullosa dos meus veciños xa que co seu  esforzo, loita e dedicación, están a conseguir moitos avances e a cumprir obxectivos que nun principio parecían inimaxinables. O importante é seguir, seguir en pé, e por sorte eiquí cada día somos máis e estamos máis erguidos, unidos e con máis forza.

Convencida de que a unión fai a forza, e de que quero seguir vivindo no rural e do rural, respetando o legado dos nosos antepasados,  mantendo as tradicións que eles nos ensinaron e convertindo estas tradicións en futuro…#NonA76RibeiraSacra

Iria.

 

El monte gallego

 “El monte, como recoge una antiquísima tradición, ha sido la base que permitió el sustento de las sociedades antiguas y posibilitó el tránsito a la moderna sociedad de nuestros días, en la que los bosques desempeñan un papel fundamental, tanto desde el punto de vista económico –con la madera como principal aprovechamiento en las sociedades postindustriales – como ambiental – depósito de carbono y verdadero pulmón del mundo actual – y también social y cultural – en cuanto a espacio de expansión y lugar de encuentro y esparcimiento.” Ley 7/2012 de 28 de junio, de montes de Galicia.

El  medio rural gallego, e integrado en el mismo el monte, constituye un patrimonio esencial para el desarrollo sostenible de un país, especialmente en Galicia. Desempeña una triple funcionalidad: social, ambiental y económica, los recursos que aporta benefician a toda la sociedad, lo que obliga a las administraciones públicas a velar por su conservación, protección, regeneración y mejora de sus aprovechamientos”. Ley 3/2007 de 9 de abril, de prevención y defensa contra los incendios forestales en Galicia.

¿Se necesita más protección adicional?, espacio LIC, Red Natura 2000, confluencia de Miño, Sil y Bubal como espacio natural, bosques autóctonos centenarios de castaño, roble… puerta de entrada a la Ribeira Sacra, candidata a patrimonio de la Humanidad, ribera acogida a denominación de origen vitícola Ribeira Sacra….

Es inconcebible, que después de haber creado tantas leyes y protecciones sobre una zona, que sean los mismos políticos y su hipocresía dialéctica, los que tratándonos como marionetas de guiñol, a base de garrotazos atolondradores, intenten colarnos el paradigma de las aberraciones contra el medio rural y ambiental, la autovía A-76.

_MG_0574

La situación real, es que desde hace décadas, el declive del medio rural avanza a pasos agigantados. El progresivo despoblamiento ha entrado en una espiral imparable de desagrarización y abandono de tierras de cultivo, provocando accesoriamente la desaparición de cientos de aldeas rurales, engullidas por el monte y la maleza, caldo de cultivo ideal para los incendios forestales.

La vida en el rural hoy en día solo se concibe por el apego al campo y a las raíces; (tremendamente gravosa tanto económica como asistencialmente por la falta de servicios básicos, ausencia de incentivos, nula política de fijación de población, gastos excesivos en desplazamientos de la vida diaria, falta de oportunidades de desarrollo, etc.) para los pocos que estoicamente sufrimos la presión que supone ver acercarse el monte a nuestras casas, resulta inconcebible que, para más INRI, nos veamos gravados con el gasto y esfuerzo de tener que mantener a ralla el monte, limpiando fincas en desuso y abandonadas por sus dueños. ¿Es esta la política de protección del rural?

¿Que nos traerá una autovía totalmente innecesaria?, pues una galopante despoblación de las zonas afectadas, abandono total del rural, pérdida del valor del monte, que tarde o temprano, estará abocado a una nueva regeneración por efecto del fuego, con la consiguiente pérdida de capa de sustrato y la paulatina reducción de la superficie arbolada, entrando en un bucle degenerativo sin salida.

Si se pretende frenar o ralentizar esta despoblación, tenemos que empezar por respetar la simbiosis creada durante milenios entre el hombre y el monte,  hay que aplicar las leyes YA, con una política de protección a las personas y a los bienes real, preventiva, prioritaria, y efectiva, básica para evitar que el fuego sea el detonante y el acelerante del despoblamiento rural, y desde luego, la solución en esta zona no va a ser la construcción de una autovía, más bien podrá ser la chispa que nadie quiere que salte.

Benchodixen.